Ascensión de Ícaro

Ícaro es el símbolo de la temeridad juvenil castigada. Es el símbolo de la rebeldía de los jóvenes.

También es el símbolo de la curiosidad innata de la juventud, de la atracción del riesgo, del placer de la aventura, del interés por aprender, de la fiebre por ascender a lo más alto. Existen dos maneras de escapar del Laberinto, la primera, siguiendo poco a poco el hilo del ovillo, como hizo Ariadna y Teseo, rastreando el terreno poco a poco; la segunda es utilizando todo el ingenio para alzar el vuelo.

©Drenoso. composite digital 
©Drenoso. composite digital  
 
Miro Gianola óleo sobre tela. La caída de Ícaro